Me encanta la pasta. Me encanta poder jugar con un montón de sabores a la hora de cocinarla, y que casi siempre me acabe gustando.
Cuando viene a la consulta un/a cliente/a con el objetivo de comer mejor o perder peso, me encuentro muchas veces con que hay gente que se sorprende cuando le digo que no es necesario que deje de comer pasta. Evidentemente, comer mucha pasta no es aconsejable,  sobre todo si quiere perder peso, pero la pasta en sí no engorda, ni mucho menos es mala.
Lo único que tenemos que hacer para seguir consumiendo pasta felizmente en nuestro día a día es tener en cuenta 3 claves:
1. La pasta integral es mucho mejor que la “blanca”.
2. Con 2 o 3 veces a la semana nos basta (en función del ejercicio físico que hagamos).
3. Tenemos que mirar con qué ingredientes la acompañamos.
Este tercer punto es el punto del que me gustaría hablar hoy, y es que no es lo mismo un plato de pasta carbonara con queso por encima, que un plato de pasta con setas y un poco de aceite y albahaca.   La cosa cambia, y mucho. Tendemos a comer los “típicos platos de pasta”, que normalmente no son los más saludables, pero como decíamos al principio, una de las ventajas de la pasta es que nos permite jugar con un montón de ingredientes. Simplemente tenemos que seleccionar aquellos que sean más saludables para nosotros y tendremos un plato de pasta completo, nutritivo, sano e igual de bueno o más.
Hoy os quiero dar 3 de mis opciones favoritas a la hora de cocinar pasta. Las tres opciones son sanas, fáciles, y vegetarianas.

PASTA CON SETAS:
Dentro de esta opción podemos escoger entre los diferentes tipos de setas que hay, en función de la temporada en la que estemos. Por supuesto, podemos añadirle otros ingredientes, pero para mí, con estos dos ya consigo darle el sabor que me apetece.

3 formas sanas de comer pasta 1

PASTA CON CALABACÍN, SEITÁN Y CEBOLLA:
Esta es, sin duda, mi combinación favorita. Supongo que tendrá algo que ver mi amor por le calabacín, pero es que combinado con estos ingredientes se supera. El seitán es una de las proteínas vegetales por excelencia. Si nunca lo has probado, te lo recomiendo muchísimo. Cada vez es más fácil de encontrar y en mi opinión tiene un sabor que no tiene ningún otro alimento, y está riquísimo.

3 formas sanas de comer pasta 2

PASTA CON PESTO CASERO:
A veces con una salsa es suficiente. La salsa pesto es una de las mejores salsas que podemos escoger para aderezar la pasta y es súper fácil de hacer en casa.

3 formas sanas de comer pasta 3
Y como estas hay miles de opciones más. Si escogemos entre estas opciones saludables, podemos comer pasta 2 o tres veces a la semana sin ningún remordimiento y sin la sensación de habernos saltado nuestro planning de comida sana. ¿Qué te parece? ¿Cuál es tu combinación estrella favorita? 🙂