Una de las mayores dificultades con las que nos enfrentamos cuando nos proponemos cumplir un objetivo, es que nuestra motivación se mantenga a lo largo del tiempo que necesitamos para cumplirlo.
Es muy típico que, ante cualquier propósito que tengamos, nuestra motivación esté al principio muy arriba, que nos sintamos con fuerzas para enfrentarnos a cualquier dificultad y excusa que nos encontremos por el camino, y que las ganas nos hagan estar mucho más positivos y entregados con nuestra meta. Pero también es muy normal que, cuando van pasando los días y las semanas, nuestra motivación no se mantenga constante, incluso que notemos que va subiendo y bajando según le da.

Bueno, no nos preocupemos, tenemos que entender, de entrada, que este es el mecanismo natural de la motivación. Lo bueno, es que sabiéndolo, podemos tomar cartas en el asunto.

Una de las cosas que en mi opinión funciona muy bien, es utilizar herramientas para tener nuestras metas presentes. Cuando estamos en un momento de motivación con nuestra meta, sentimos que cualquier momento es bueno par ponernos a ello, porque la tenemos muy presente, entre otras cosas. Pero cuando nuestra motivación baja, normalmente ni nos acordamos de lo que nos habíamos propuesto. Tener nuestras metas presentes de una forma que nos sea atractiva, nos puede ayudar a subir esa motivación, cuando no somos capaces de encontrarla por ningún sitio. Hoy quiero compartir con vosotr@s tres trucos que a mí me funcionan muy bien para conseguirlo.

1. UTILIZAR FRASES MOTIVADORAS COMO DECORACIÓN. Tener nuestras metas a la vista nos ayuda a tenerlas presentes. Por eso, imprimir fotos o frases que te motiven y que tengan que ver con tu meta, hará que te acuerdes de ella cada vez que pases por delante. ¡Eso sí! Es importante ir cambiándola de sitio, o bien ir cambiando la imagen para no acostumbrarte a ella.

3 ideas para tener tus metas presentes 1

2. TU FONDO DE PANTALLA HABLA POR TI. El fondo de pantalla de tu móvil o tu ordenador es tu aliado para recordarte tus metas cada vez que lo enciendes. Puede ser interesante diseñar tú mismo una imagen que te guste y a la vez te motive en este sentido.

3. COGE PAPEL Y BOLI Y REVISA TUS OBJETIVOS. Escribir nos ayuda a asentar nuestra ideas, ordenarlas, y… ¡tenerlas presentes! Así que uno de mis métodos favoritos, que utilizo conmigo y también con mis clientes para conseguir aquello que nos proponemos es rellenar una hoja de “establecimiento de metas”, con un espacio para las metas a largo, a medio y corto plazo y para poner fecha a cada uno de los apartados (¡cosa súper importante!). Procuro que siempre las metas a corto plazo sean solamente a un mes vista, y así cada mes toca revisar cómo vamos y, casi sin darnos cuenta, nos vamos acercando a nuestras metas.3 ideas para tener tus metas presentes 3

Con estas tres ideas, podrás tener tus metas mucho más en mente, y eso ayudará a que tu motivación se mantenga más estable. Hoy, por mi parte, te regalo el documento de establecimiento de metas del que te hablaba. Puedes descargar la imagen y ya lo tienes.

¡Espero que te sea tan útil como a mí! 🙂