Hoy quiero hablaros de uno de mis temas favoritos: el establecimiento de metas. Además de porque es un ámbito de trabajo que aplico constantemente en mi profesión, reconozco que soy una enamorada de marcarme nuevas metas que me hagan ser mejor persona y vivir mi vida mucho más feliz.
Todos solemos hacerlo. Todos tenemos metas que cumplir constantemente y en los diferentes terrenos de nuestra vida así que es muy interesante que lo hagamos de la mejor manera posible.
Para eso, podemos tener en cuenta muchas claves o trucos que nos ayuden a establecer correctamente nuestros objetivos, para que luego nos sea mucho más sencillo ir a por ellos y conseguir alcanzarlos. Pero hoy quiero compartir con vosotros mi TOP 5. Esos 5 tips que sin duda, por mi experiencia, tienen que tenerse en cuenta para un buen establecimiento de metas:
1. CONCRETA AL MÁXIMO. A partir de ahora, cada vez que te marques un objetivo, evita propósitos como “hacer  más ejercicio”, “adelgazar”, “tener mejores relaciones”, “sentirme bien”. ¿Cuántas horas de ejercicio quieres realizar a la semana?, ¿cuánto peso te propones perder?, ¿qué implica para ti mejorar tus relaciones y cómo puedes llegar a conseguirlo?, ¿qué tienes que conseguir para sentirte bien?. Respondiendo a estas preguntas conseguirás concretar tu objetivo y hacerlo “tangible”. Ya no será una propuesta general y poco estructurada, sino que en simplemente unos minutos y con una sola respuesta, te estarás diseñando de rebote el camino para conseguir aquello que te has propuesto, y además, cuando te estés acercando, lo sabrás. Podrás medirlo de alguna forma, y conocer tus resultados.
2. CORTO-MEDIO-LARGO PLAZO. No podemos quedarnos solamente con un plazo al establecer nuestras metas. Si nos marcamos metas siempre a corto plazo nos estaremos sobresaturando con miles de objetivos y además será más complicado que consigamos ver grandes resultados. En cambio si simplemente nos ponemos metas a largo plazo nuestra motivación estará muy presente los primeros días pero luego decaerá en picado, y por otra parte nos sentiremos perdidos, no sabremos por dónde empezar. La clave es marcarnos metas a largo plazo (aquellas grandes cosas que queremos conseguir, a un año vista o unos cuantos meses -de 8 a 12-), a medio plazo (un pequeño desglose de las metas a largo plazo, aquello que tenemos que tener conseguido a medio camino para ir bien -a unos 4-5 meses vista), y metas a corto plazo (a un mes vista; aquello que nos marcará cuáles son los pasos que tenemos que ir dando para acercarnos poco a poco a nuestras metas generales, y que se reformularán cada mes).
5 claves para establecer tus metas con éxito 2
3. FECHAS DE CHEQUEO. Si aplicas el punto anterior, probablemente ya habrás deducido que cada apartado tiene su fecha de tope y de revisión. Pero además, ese tiempo puede hacerse muy largo según cómo y no está de más hacer un chequeo de cómo vamos con nuestros objetivos cada día, cada semana o cada dos semanas. Podemos elegir la opción que mejor nos vaya, que no nos agobie pero que también nos sirva para mantenernos alerta y a tope con nuestras metas.
4. PONERNOS RETOS SIN PASARNOS. Una de las bases para cualquiera de nuestros objetivos es que suponga un reto para nosotros, pero que sea asequible. A veces, en algunos terrenos no tenemos claro si nos estamos “pasando”. No pasa nada, márcate lo que creas realmente que podrás conseguir en ese momento y si a medida que evolucionas ves que es demasiado, siempre puedes reformularlo, sin que suponga una frustración. Simplemente es reconocer que en un principio, no sabías muy bien cómo reaccionarías ante este reto. Eso sí, sin relajarse demasiado 😉
5. QUE CADA PASO NOS MOTIVE. Esto es súper importante. Aunque en sí el reto final que nos propongamos no nos motive demasiado, si decidimos que queremos hacerlo porque nos conviene o porque necesitamos hacerlo, tenemos que buscar nuestra motivación. Tenemos que hacer que el desglose de ese objetivo, que cada pequeño paso, tenga una motivación implícita para nosotros. Si no lo hacemos, probablemente no llegaremos ni al primer mes.
Con estos 5 consejos, tenemos asegurado un buen establecimiento de metas, y a partir de ahí, solo queda ponerse manos a la obra 🙂 ¿Qué os parecen? ¿Los aplicáis en vuestras metas? ¿Qué trucos os funcionan a vosotr@s?